¿Que si soy exitoso?

exito

Eso lo decido yo. Es lo primero que vino a mi mente.

Wordreference define “éxito” como: “resultado feliz”.

De vez en cuando, cuando me topo a algún amigo que no veía hace mucho o veo que alguien cercano a mi logra algo “significativo”, me pregunto: “¿Será que estoy teniendo éxito?”.

Conozco gente que define éxito como: “título universitario”, otros lo definen como: “salario sobresaliente” a lo que me atrevería contestar que “está bien” cada quien define si es exitoso o no, muchos no definirían como exitoso a alguien que se dedicó a cuidar enfermos pero que nunca nadie le reconoció en la calle, pero ¿Y si eso lo hizo feliz?

Creo que no debe haber nada más triste en la vida que el mundo entero te catalogue como “exitoso” pero que vos no creas serlo, porque nunca hiciste lo que te gustaba, porque nunca te realizaste en lo que amabas o porque simplemente no disfrutaste lo que habías logrado.

No permitir que que alguien más defina si somos exitosos o no, es prioridad.

He pasado varias veces ese momento incomodo en el que la gente me pregunta –¿Y qué estudias en la universidad? A lo que contesto. –No ya no estoy en la U.¿Ya saliste, de qué te graduaste?

Si, sé que es incomodo no poder explicarle a toda la gente que no todos tenemos las mismas prioridades, los mismos presupuestos o la misma definición de éxito.

Agua en el desierto

AguaDesierto

Como pedir un filete en un restaurante vegano.

Como buscar estrellas en el cielo a medio día.

Como querer encontrar vitaminas en una CocaCola.

Como buscar a un arquitecto en la facultad de ingeniería.

Como esperar una camioneta en la madrugada.

Como querer encontrar agua en el desierto.

 

Como buscar paz en una droga.

Alegría en un shot de alcohol.

Como querer encontrar el éxito en el dinero.

Como buscar amor en sexo ilícito.

O pasión en la pornografía.

 

Sin sentido. Perdiendo el tiempo.

¿Buscar afuera, cuando sabemos que está en El? ¿Querer llenar ese vacío con amor que se acaba? ¿Tener paz superficial? ¿Que la alegría sea temporal?

 

No sé por qué buscamos tantas veces por otros lados, lo que sabemos que está en El. Tal vez porque creemos que somos suficientes, que lo sabemos todo y lo podemos todo. Tal vez porque nos da miedo, nos da miedo buscar lo que necesitamos en El, encontrarlo y querer quedarnos allí. Tal vez porque ya nos acostumbramos, y buscarlo fuera de El es nuestra zona de confort. Tal vez porque hemos visto como otros lo encuentran en El y les cambia la vida. Y nos da pánico solo pensar en la idea de ser diferentes.

Podemos seguir buscando como locos por todos lados, dedicar una vida a querer encontrar lo que tanto necesitamos.

Pero no importa lo que sea. Lo que está en El, está en El. (Y este, es un punto final)

Los realmente bendecidos

Realmente

Mientras leía el artículo “La pregunta que el papa Francisco no pudo responder a una niña de 12 años” pensé en “The one thing christians should stop saying”.

En el primero relatan la historia de una niña que le dice lo siguiente al papa Francisco: “Muchos niños son abandonados por sus padres. Muchos de ellos acaban siendo víctimas y les han pasado cosas malas, como adicción a las drogas o prostitución ¿Por qué Dios permite esto, incluso si los niños no tienen culpa? ¿Por qué sólo unos pocos nos ayudan?” a lo que Mario Bergoglio (el papa) no pudo contestar y es que esa respuesta no es fácil de digerir y aún más difícil de dar a una niña de 12 años en esa condición.

Creo que todos nos hemos hecho esta pregunta muchas veces, si Dios existe, ¿Porqué hay tanto mal en las calles? ¿Porqué deja que niños mueran de hambre? ¿Porqué hay gente que no puede salir adelante? Las respuestas más sencillas serían “Por que no se acercan a Dios” que es cierto muchas veces; Dios no le puede dar algo a alguien que no está cerca de El, como en mi caso, cuando me acerqué a Dios me fue mejor (económicamente hablando), pero muchas veces hay gente que está cerca de El pero sin embargo no mejora y esto me lleva a otra de las respuestas: “Por que no tienen fe” muchas veces he visto como algunos hemos atacado a la gente diciendo que no prosperan, no salen adelante o las cosas no cambian porque no tienen fe y aunque a veces es cierto, a veces no lo es.

En el segundo artículo que mencioné “The one thing christians should stop saying”  relata como tenemos la frase de “estoy bendecido” tan sembrada en la mente, tan sembrada que ya ni siquiera estamos conscientes de su significado.

En Mateo 5 (en la nueva traducción viviente), Jesús nos dice lo siguiente:

«Dios bendice a los que son pobres en espíritu y se dan cuenta de la necesidad que tienen de él,
porque el reino del cielo les pertenece.
Dios bendice a los que lloran,
porque serán consolados.
Dios bendice a los que son humildes,
porque heredarán toda la tierra.
Dios bendice a los que tienen hambre y sed de justicia,
porque serán saciados.
Dios bendice a los compasivos,
porque serán tratados con compasión.
Dios bendice a los que tienen corazón puro,
porque ellos verán a Dios.
Dios bendice a los que procuran la paz,
porque serán llamados hijos de Dios.
Dios bendice a los que son perseguidos por hacer lo correcto,
porque el reino del cielo les pertenece.
»Dios los bendice a ustedes cuando la gente les hace burla y los persigue y miente acerca de ustedes y dice toda clase de cosas malas en su contra porque son mis seguidores. ¡Alégrense! ¡Estén contentos, porque les espera una gran recompensa en el cielo! Y recuerden que a los antiguos profetas los persiguieron de la misma manera.
Y a veces se nos olvida que lo más importante es lo que está en letras rojas, más que lo que puedan decir mil diccionarios o wikipedia, lo que Jesús dijo debe ser nuestra guía.
El no dijo que bendecidos eran los que tuvieran muchas casas o viajaran mucho, no dijo que bendecidos eran los que usaran ropa de marcas costosas y comieran bien. Y es que vivimos por algo aún más importante que nuestras propias vidas. Debemos recordar que hay una eternidad al final de esta vida y es que termina diciendo “¡Alégrense! ¡Estén contentos, porque les espera una gran recompensa en el cielo!”. Recuerdan cuando en Juan 16, Jesús nos dice “Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo.” Tal vez si, muchas veces nos tocará sufrir, nos tocará no tener lo que tanto deseamos, pero eso ni siquiera importa, porque en la vida que nos espera El nos ha prometido grandes cosas.
Y contestando a la pregunta que no pudieron responder: Niña, no tienes idea de lo que Dios ha prometido para ti por la vida que llevaste aquí y no será una vida que acabe, será una vida eterna llena de cosas buenas.